• Todos Reciclamos

Todo lo que necesitas saber sobre los famosos GEI (Gases de Efecto Invernadero)

Actualizado: ene 13



Los gases de efecto invernadero, también conocidos como GEI, han sido esenciales para la evolución de la vida en nuestro planeta, sin embargo, hoy somos testigos de cómo un desequilibrio de estos se manifesta en una serie de consecuencias que podrían poner en riesgo nuestro planeta y la civilización como la conocemos.


Como bien plantea Greta Thunberg, en apoyo a la comunidad científica, si no reducimos para el año 2030 en un 50% nuestras emisiones de CO2, se desencadenaría una serie de reacciones que provocarían un cambio irreversible.


Sin embargo, mientras que día a día aumentan las emisiones en la atmósfera, también aumenta la consciencia sobre lo que sucede -especialmente en las generaciones más jóvenes- y de los cambios que necesitamos para lograr revertir la situación.

Y hoy te contaremos cómo acercarnos a ello.


Pero antes que todo,


¿Qué son los famosos GEI (Gases de Efecto Invernadero)?

Los Gases de Efecto Invernadero, o GEI, se definen como aquellos gases que permanecen en la atmósfera y tienen la propiedad de absorber y emitir energía en el espectro infrarrojo (en forma de calor).


Gracias a ellos, es que se genera el conocido Efecto Invernadero, lo cual permite que exista una temperatura adecuada para la vida en la Tierra.


¿Cómo funcionan y por qué son tan importantes?

Cuando la luz del Sol alcanza la superficie de la Tierra en forma de fotones, parte de esa energía es reflejada y vuelve al espacio, pero otra parte se transforma en radiación infrarroja -o calor-.


Parte de esta radiación, al intentar salir de la atmósfera, choca con los GEI, lo cual genera el Efecto Invernadero, o bien, que el calor permanezca en la atmósfera.


Es decir, cuando la luz del Sol llega a la Tierra, una parte se refleja e intenta escapar de esta, pero se encuentra con esta capa de gases que actúan como una esponja, atrapando el calor que intenta salir de la atmósfera, aumentando así la temperatura de la Tierra.


Sin estos gases, la temperatura promedio en la Tierra sería mucho menor, de aproximadamente -18ºC.


Es decir, a medida que tengamos más o menos GEI, la temperatura de la Tierra se verá afectada.


¿Cuáles son los principales GEI presentes en la atmósfera?

  • el dióxido de carbono (CO2)

  • el metano (CH4)

  • los óxidos de nitrógeno (NOx)

  • el vapor de agua (H2O)

  • el Ozono (O3)

Cada uno de estos gases aporta en diferente medida al efecto invernadero, de acuerdo a su mayor o menor capacidad de absorber calor.


Por ejemplo, el metano es entre 26 a 38 veces más potente que el CO2 en su efecto invernadero, y los óxidos de nitrógeno entre 265 a 298 veces. 😮


Durante los últimos 800.000 años de la Tierra, la concentración de CO2 nunca superó las 300 ppm.***


Sin embargo, de acuerdo a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos, en el año 2018, se registró un promedio de 407.4 ppm de CO2 atmosférico en el Observatorio Volcánico Mauna Loa en Hawaii.


Casi un 30% más que las primeras mediciones registradas en el año 1958 por el mismo observatorio.
















¿Cómo podemos demostrar que no estamos frente a un ciclo natural, como plantean varias personas?

En realidad, es bastante sencillo de demostrar.

Existen distintos isótopos de carbono -un isótopo es un átomo de un mismo elemento, con distinto número de neutrones- los cuales están presentes en diferentes concentraciones naturalmente en la atmósfera.


Pero en los último 100 años, se ha visto en mayor concentración la presencia de un isótopo particular, el mismo que se genera con la quema de combustibles fósiles.


Esto implica que los gases que se están acumulando en la atmósfera, provienen no de un ciclo natural, sino que de la quema de combustibles fósiles. (Earth System Research Laboratory, NOAA, 2010).


Si bien los GEI son parte del ciclo natural de la Tierra, hoy somos testigos de cómo la actividad humana ha desequilibrado abruptamente su balance.


Gases de Efecto Invernadero y Carbono Neutralidad

Ante la necesidad de detener el aumento de GEI en la atmósfera es que surge el concepto de neutralidad climática o carbono neutralidad.


Esta palabra alude al hecho de lograr emisiones netas de dióxido de carbono iguales a cero, ya sea mediante reducción de las emisiones, como aumentando la capacidad de captura (sumideros).

¿Cuáles son los principales emisores y sumideros de carbono en Chile?

Según el Quinto Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (INGEI) correspondiente al año 2016, en Chile se emitieron cerca de 110.000 kTon de CO2 equivalente, de un total global de emisiones de 35.680.000 kTon en el mismo año.


Es decir, contribuimos como país a un 0,31% de las emisiones mundiales, ¿parece poco, no?


El problema es que a este ritmo de quema de combustibles, tus hijos y nietos podrían experimentar un mundo con 4 °C más de promedio de temperatura.


Es por esto que debemos transformarnos en un país que absorba más CO2 del que emita, cuanto antes.


Fuente: Concentración de emisiones en Chile. Quinto Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (INGEI). Elaboración propia.

Es inevitable notar que el mayor aporte de emisiones lo genera el sector energía.


Este sector abarca otros subsectores como:

  • la generación eléctrica a partir de combustibles fósiles (41%)

  • la quema de combustible por cualquier tipo de transporte (31,3%),

  • industrias manufactureras y construcción (18,7%) y

  • otros sectores (8,5%) donde el principal aporte son las emisiones residenciales.


Por otro lado, en Chile existen fuentes de absorción de CO2, que ayudan a mitigar las emisiones del país, que alcanzan cerca de 65.000 kTon de CO2 equivalente, es decir, absorben cerca de un 60% de nuestras emisiones.


Esta absorción se debe principalmente a la presencia de bosque nativo, el cuál puede absorber hasta 40 veces más CO2 que las plantaciones forestales.


Esto nos deja con alrededor de un 40% de nuestras emisiones pendientes por compensar al 2050.


¿Carbono neutralidad al año 2050?

Una de las principales metas de Chile es acercarse a la carbono neutralidad al año 2050, sumándose con ello -junto con otros 18 países- a lo propuesto en el Tratado de París.


Sin embargo, la comunidad científica y millones de personas en el mundo hoy exigen una mayor ambición en los tomadores de decisiones.


Así lo plantea, Greta Thunberg en su discurso ante los líderes mundiales en la Cumbre de Acción del Clima 2019 -citando al IPCC- que si en los próximos 10 años redujeramos nuestras emisiones a la mitad, solo existiría una probabilidad del 50% de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 °C respecto a los niveles previos a la era industrial, y evitar un desequilibrio global ecosistémico.


¿Cómo podríamos lograr esta meta en Chile?

A continuación quisimos destacar 4 maneras para contrarrestar los efectos de los GEI y así combatir la emergencia climática:


1. Protección, manejo y restauración del bosque nativo

- Secuestro de carbono-


Foto: Diego Van Som Meren

¿Sabías que la superficie forestal de Chile antes de su independencia era de 25 a 28 millones de hectáreas?


Hoy en día poseemos 14,41 millones de hectáreas de bosque nativo, cerca de la mitad de lo que teníamos en ese entonces.


¿Por qué es interesante esto?

Porque con la regeneración del bosque podríamos absorber hasta 18 toneladas de CO2 por hectárea por año.


Esto implica que si reforestáramos 2,5 millones de hectáreas de bosque nativo, ayudaríamos a compensar las emisiones que anualmente se necesitan para ser un país carbono neutral.


“Los servicios ecosistémicos deben ser garantizados por el Estado, ya que son fundamentales para la vida, la habitabilidad de los territorios, los sistemas productivos y el bienestar social”.

Comité Científico de Chile para COP25


2. Protección de ecosistemas marinos

- Secuestro de carbono-


Foto: Cameron Venti

La importancia de proteger nuestros océanos se vuelve esencial, especialmente por el servicio ecosistémico que nos aporta el fitoplancton, unos pequeños organismos que absorben cerca del 40% del CO2 de la atmósfera.


Se estima que si aumentáramos en un 1% la disponibilidad de fitoplancton en nuestros océanos, mediante áreas marinas protegidas, sería equivalente a plantar 2 mil millones de árboles.


Otro rol fundamental de estos “refugios climáticos”, lo cumplen las ballenas.


Se estima que en promedio una ballena puede acumular 33 toneladas de CO2 durante su vida, el cual luego es depositado en el fondo del océano una vez que muere.


Además, por donde viajan las ballenas, el hierro y el nitrógeno de sus desechos proporcionan las condiciones ideales para el crecimiento de fitoplancton.


El Comité Científico de COP25 en Chile, ya mencionó la importancia de proteger los ecosistemas marinos -fondos marinos, marismas y bosques de algas- debido a su importancia ante la mitigación al cambio climático, y al ser ecosistemas tan vulnerables a la acción humana.


A nivel global, se estima que la tasa de captura de carbono en los océanos es de 7 a 21 veces mayor que las tasa de captura en bosques.


Los océanos son uno de nuestros mayores pulmones, por lo que protegerlos a través de áreas marinas protegidas y el manejo sostenible de las actividades que allí se desarrollan debiese ser un tema fundamental.


Pincha aquí para conocer la propuesta del Comité Científico de Chile para combatir el cambio climático.



3. Carbono neutral en matriz energética

-Reducción de emisiones-


Es importante trabajar sobre todos los sectores de emisiones que estén a nuestro alcance, poniendo énfasis en aquellos de mayor impacto ambiental y social.


Así mismo, pasar de una matriz energética basada en la quema de combustibles fósiles, a una matriz basada en energías renovables, nos permitiría reducir el 32% de las emisiones a nivel nacional.


El compromiso del gobierno de cerrar las 28 centrales a carbón del país antes del año 2040 es un paso importante para comenzar, pero el plazo es insuficiente.


Así lo menciona Greta Thunberg en apoyo al IPCC. Si continuamos con los niveles de emisiones actuales, el presupuesto restante de emisiones de CO2 a nivel mundial desaparecerá por completo en menos de 8 años y medio.



4. Gestión de residuos y economía circular

-Reducción de emisiones-


Foto: Alfonso Navarro

El sector residuos tiene una particularidad ya que a pesar de representar solamente el 5.2% de las emisiones a nivel país, aportando principalmente gas metano, es una alternativa fácil para comenzar desde casa.


Si compostáramos nuestra basura orgánica, no solo reduciríamos cerca de un 57% de nuestra basura, sino que también reduciríamos las emisiones generadas por transporte de basura en más de un 50%.


El reciclaje tiene un triple impacto en el medio ambiente, ya que con ello reduces las emisiones por transporte -al evitar enviar basura a los vertederos-, ahorras energía y el agua correspondiente a la extracción y producción de estos materiales.


Por ejemplo, el reciclar aluminio genera un 95% menos de energía que si lo extraemos nuevamente, por lo que reciclarlo afecta directamente a las emisiones del sector industrial.


Lo mismo ocurre con el vidrio y todos aquellos materiales reciclables, que componen más de un 25% de nuestra basura domiciliaria.


Hoy más que nunca necesitamos repensar nuestro modelo de producción y de consumo y diseñar el mundo que anhelamos, y la economía circular podría ser una guía para lograrlo.

¿Quieres saber cómo puede impactar el reciclaje en la disminución de GEI?

Averígualo aquí


Son muchos los países donde la emergencia climática no es un problema del futuro, sino del presente, y mientras no actuemos se seguirá agudizando la desigualdad, la pobreza y el equilibrio de nuestro planeta.


Nuestras acciones locales sí tienen un impacto global y sistémico y junt@s podemos ser parte de las solución.⁠


Un primer paso es generar consciencia de lo que ocurre, para luego poder demandar a nuestros líderes que tomen cartas en el asunto.


“Ahora la cuestión es ser parte del problema o de la solución, no podemos seguir desperdiciando recursos

y degradando la tierra”

-Ibrahim Thiaw.


¡Es momento de tomar acción!


Como las más de 500 empresas B en el mundo que ya se sumaron al desafío de ser carbono neutral para el año 2030, en COP25.


¿Eres una empresa y también quieres saber cómo reducir tu huella de carbono?

Averígualo aquí


¡También puedes comenzar con estas 6 ideas para combatir la crisis climática!

Pincha aquí



Entonces, ¿comenzamos?






#Huellacarbono, #GEI, #GasesEfectoInvernadero, #CrisisClimática



Artículo escrito por David Torti y Paula Salinas

de TodosReciclamos.




Fuentes:

*University of Calgary (2019), Energy Education. Disponible en: https://energyeducation.ca/encyclopedia/Earth_Temperature_without_GHGs


**United States Environmental Protection Agency EPA (2017), “Greenhouse Gas Emissions, Understanding Global Warming Potentials”. Disponible en:

https://www.epa.gov/ghgemissions/understanding-global-warming-potentials


Comité Científico de Chile (2019) Evidencia científica y cambio climático en Chile: resumen para tomadores de decisiones”. Disponible en:

https://www.cambioclimaticochile.cl/download/evidencia-cientifica-y-cambio-climatico-en-chile-resumen-para-tomadores-de-decisiones-comite-cientifico-de-chile/


World Resources Institute (2018), “According to New IPCC Report, the World Is on Track to Exceed its “Carbon Budget” in 12 Year”. Disponible en:

https://www.wri.org/blog/2018/10/according-new-ipcc-report-world-track-exceed-its-carbon-budget-12-years


Nuestra conversación continúa en  
redes sociales
Instagram selo eureciclo
Facebook selo eureciclo